lunes, 24 de septiembre de 2012

EL PROBLEMA DEL TRANSPORTE DE PASAJEROS



Por: Dionicio Mantilla León 

Nuevamente el problema del transporte interprovincial de pasajeros se pone en el “ojo de la tormenta”. Un dispensable servicio que se ha convertido en una verdadera pesadilla para los miles de usuarios, pues para nadie es desconocido el pésimo servicio que brindan las empresas formales de transporte de pasajeros a nivel interprovincial sobre todo en la serranía liberteña, pésimo servicio que ha devenido en tragedias y asaltos sin que nadie pueda ponerle freno. Pero, lo que más concita nuestra indignación es la incapacidad y negligencia de parte de las autoridades que tienen que ver con este asunto, en este caso, la Gerencia Regional de Transportes y Comunicaciones del Gobierno Regional de la Libertad a cargo de la Dra. Janeth Ruiz.

Considerando esta agobiante problemática que mantiene en vilo a nuestra comunidad huamachuquina el Consejero Regional por nuestra provincia, Prof. Carlos Sandoval de la Cruz, quien es también Presidente de la Comisión de Transportes y Comunicaciones del Consejo Regional, convocó, el 18 de este mes, a una mesa  de diálogo con los responsables de las empresas de transporte de pasajeros a nivel interprovincial y que cumplen las rutas del ande liberteño, con asistencia de la Gerente de Transporte y Comunicaciones de La Libertad, Janeth Ruiz, y miembros de la Comisión de Transportes.

Considerando lo delicado del asunto por cuanto de por medio están vidas humanas creímos que los empresarios de transporte de pasajeros asistentes iban a brindarle la seriedad del caso, lamentablemente esto no ha sido así. Planteado por el Consejero Carlos Sandoval, quien actuaba de director de debates, los múltiples problemas que  diariamente se suscitan en el servicio de transporte de pasajeros a nivel interprovincial, tanto la intervención de la Gerente Regional, Janeth Ruiz, como todos los empresarios del transporte fueron una decepción. La primera, por su incapacidad funcional y planteamientos simplistas e infantiles en la manera como abordó el tema y, los segundos, por el egoísmo, carencia absoluta de sensibilidad y desmedido afán de lucro que con todo desparpajo hicieron ostentación.

Pese al crudo mapa de ocurrencias trágicas planteadas en el servicio de transporte, nuestra inefable funcionaria pública de la Gerencia Regional de Transportes hizo ver como un notable “logro” de su despacho el hecho de haber realizado un viaje de trabajo a la provincia de Bolívar como si esa  alejada zona fuera el escenario de la problemática que se estaba analizando, más aún conociendo la triste situación de atraso de dicha provincia que incluye la falta de vías de comunicación y, por ende, la falta de empresas de transporte de pasajeros. Una ocurrencia infantil que dice mucho de la falta de capacidad y simplismo para afrontar el difícil cargo que ostenta a lo que se añade su manifiesta sinceridad al afirmar que tiene muchas limitaciones,  y sólo puede atender el 30% de la problemática del transporte en nuestra región y que para atender dicha problemática va a coordinar con otras entidades públicas. Sin embargo, se abstuvo de decir por qué no lo ha hecho antes teniendo en cuenta que ya tiene un año en el cargo. 

Por su parte, los empresarios del transporte, como si con ellos no fuera la cosa, no reconocieron los errores en que incurren diariamente en la entrega  del servicio, afirmando, descaradamente, que el problema no es con ellos sino con la existencia  de empresarios informales del transporte centrando su atención en aquellas que teniendo permiso para hacer servicio turístico una vez a la semana se extienden a todos los días haciéndoles una competencia desleal. En este caso los representantes de Horna, Tunesa, Fuentes, Mercedes y Los Andes, allí presentes, enfilaron sus baterías a la empresa “Isabelita” establecida en Huamachuco como servicio turístico, pero que hace servicio diario, y al decir de los indignados empresarios formales: ”Mientras nosotros a veces partimos con 2 o 3 pasajeros en Isabelita llegan al colmo  de hacer cola y partir con buses llenos”.“!Esto no puede ser posible!

!Ellos son  informales y nos hacen competencia desleal!.!Nosotros cumplimos con pagar todos nuestros impuestos mientras los informales, no! ¡Esto no puede continuar así, la autoridad de Transportes y el Consejo Regional debe hacer algo por nosotros!” Coincidieron en la protesta todos los empresarios que cubren la ruta Trujillo Huamachuco y viceversa, pero ninguno de ellos se atrevió a sincerarse y reconocer que la culpa de todo la tienen ellos mismos por el pésimo servicio que brindan. Ninguno asumió la ominosa carga que pesa sobre sus conciencias las numerosas muertes, heridos y víctimas de asalto producidos por su irresponsabilidad empresarial. Ningún reconocimiento de culpa, ningún remordimiento. 

Lamentablemente quienes estuvimos allí no tuvimos la oportunidad de hablar porque según los convocantes era reunión sólo para empresarios del ande. Quien les habla asistió como periodista. A nadie se le ocurrió enrostrarles la irresponsabilidad y descaro de los empresarios, ni siquiera a los mismos convocantes. ¿Qué pasó?

Al final, se quedó que los convocantes estarían organizando otra reunión esta vez con los representantes de entidades estatales vinculadas al tema del transporte como PNP. Fiscalía, SUNAT e INDECOPI. Ojalá que en esta nueva oportunidad se arribe a conclusiones que signifiquen la solución a esta agobiante situación.